Analizando de forma general la aplicación de las tecnologías de Telecomunicaciones e Informática (TIC) a las redes hídricas, la reutilización de tecnologías ya existentes y que en origen no estaban concebidas para estas aplicaciones, ha sido históricamente una de las prácticas más extendidas. 

El desarrollo e implantación de un marco legal de ámbito europeo para el agua (FWD), el medioambiente, así como para el despliegue de infraestructuras TIC (Directiva Inspire), genera un contexto favorable al desarrollo de tecnologías TIC específicas al contribuir a la armonización, al impulso de la innovación y aumentar el potencial del mercado supranacional de TIC relativo al agua.   

Desde el punto estrictamente tecnológico, actualmente no existe homogeneidad en el nivel de desarrollo e implantación de tecnologías TIC, combinándose niveles elevados y muy incipientes dependiendo tanto del segmento (abastecimiento, aguas subterráneas, saneamiento, riego,…) como de las herramientas, infraestructuras y tecnologías TIC. En este sentido destacan: las infraestructuras de comunicación, tecnologías de movilidad, software de comunicación, teledetección, computación y almacenamiento, de datos, servicios, control, gestión, aplicaciones web, redes de control y seguridad.

Se considera que determinadas tecnologías TIC están llamadas a desempeñar un papel destacado en ámbitos tales como:

  • Gestión integral de los recursos hídricos.

  • Marco legal e institucional.

  • Desarrollo tecnológico de utilidad para el sector del agua en España.

 

Integrantes GT4:

  • Coordinadores: Empresa de Transformación Agraria S.A. (TRAGSA), Indra Sistemas S.A. y Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

  • Participantes: Acciona Agua S.A.U., Asociación AQUAESPAÑA, Campus de Excelencia Internacional del Agua y el Turismo (CEI e-MTA), Cadagua S.A., Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (CEBAS-CSIC), Centro de Estudios e Investigaciones Técnicas de Guipuzkoa (CEIT), Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico del Agua de la Universidad de Salamanca (CIDTA), Creatividad y Tecnología S.A. (CYTSA), Fundación CARTIF, Fundación Instituto Tecnológico de Galicia (ITG), Fundación TEKNIKER, INKOA Sistemas, S.L, Instituto de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente (IIAMA), Instituto de Tecnología Cerámica (AICE-ITC), Sistemes Electrònics Progrés S.A., Sistemas de Automatismo y Control, S.A. (SACONSA), SERS Consultores en Ingeniería y Arquitectura S.L., SOCAMEX S.A., Sociedad de Fomento Agrícola Castellonense S.A. (FACSA), SOLEAT Global S.L., y Universidad de Valencia.

Ante un escenario donde el entorno urbano debe tener presente en su día a día la eficiencia, el desarrollo sostenible y la gestión de los recursos, resulta inevitable plantearse una evolución en los modelos de gestión de las ciudades. Aspectos como el desarrollo económico, el aumento de población urbana y ciertos efectos del cambio climático, tales como las largas sequías, episodios de inundaciones y otros eventos meteorológicos extremos, repercuten en la disponibilidad de los recursos hídricos y en la vida misma y el funcionar de las ciudades, obligando a la urbes a afrontar importantes desafíos para convertirse en auténticas smart cities.

“Smart City” es un concepto que ha de ser entendido como el aprovisionamiento de servicios que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos, y en referencia al sector del agua el primer hito a lograr en base al mismo es asegurar la calidad del agua de todo ciudadano en todo momento. El desarrollo y uso de tecnologías de monitorización y control tanto en el suministro como en la distribución y el consumo del agua, el tener la capacidad de proporcionar información de consumo a los usuarios, la posibilidad de prevención de inundaciones gracias a una información más eficaz y más precisa que permitan obtener información en tiempo real, así como el devolver el agua a la naturaleza en las mejores condiciones una vez que la ciudad la ha utilizado, se  marcan como puntos de partida hacia el logro de una gestión eficiente del agua en las ciudades. Para la obtención con éxito de una red de agua inteligente se deben englobar a todos los actores y elementos de la cadena de valor.